Miguel Gallardo

Comienzos

Hijo de un excombatiente del bando republicano de la guerra civil española, en Lérida Gallardo estudió desde los seis hasta los diecisiete años en un colegio de maristas, "nacionalcatolicista a tope", según sus propias palabras. En su infancia fue un lector compulsivo de tebeos: Pulgarcito, El Jabato, El Capitán Trueno, etc.

En 1973 se trasladó a Barcelona para estudiar Bellas Artes, pero fue expulsado de la Facultad. Ingresó en la Escuela de Artes y Oficios Massana, donde permaneció durante tres años, hasta que obtuvo su primer trabajo, en el Estudio Andreu de dibujos animados. Allí conoció a Juanito Mediavilla. Gallardo y Mediavilla abandonaron el estudio con la idea de abrirse camino en el mundo del cómic. Sus primeros trabajos se publicaron en la revista Star.

En 1977 creó el personaje de Makoki en una historia corta para la revista musical Disco Exprés, titulada "Revuelta en el frenopático" e inspirada en un relato breve de Felipe Borrallo. En las siguientes entregas, los guiones de las historietas de Makoki fueron realizados por Mediavilla, encargándose Gallardo de la parte gráfica.

Makoki es un personaje enloquecido, expresión de la contracultura emergente en los años de la transición española. Huido de un manicomio, lleva en la cabeza una especie de casco con cables que arrancó cuando estaba recibiendo un electroshock. De vez en cuando necesita una dosis de electricidad para colocarse.

La cuestión de la paternidad del personaje ha sido muy discutida, ya que ni Gallardo ni Mediavilla se ocuparon de registrarlo, lo que sí hizo, años después, Felipe Borrallo, dando origen a una interminable polémica.

Los primeras historietas de Makoki estaban muy influidas en el aspecto gráfico por dibujantes como el italiano Jacovitti o el estadounidense Segar. En cuanto a la temática, las influencias más evidentes son las del cómic underground norteamericano de autores como Robert Crumb y Gilbert Shelton. Además del protagonista, en las historietas de Makoki hicieron pronto su aparición otros personajes, como La Basca (el Tío Emo, Cuco, Morgan) y el Buitre Buitaker.

Los años 80

En 1979 nació la revista El Víbora, con la voluntad de encontrar un hueco en la industria para las manifestaciones de cómic underground que habían venido apareciendo en España en la década de los 70. Gallardo y Mediavilla empezaron a colaborar en la nueva publicación desde su primer número, desarrollando las aventuras de los personajes de La Basca, aunque sin la presencia de Makoki, que aparecía en otras publicaciones. El protagonismo de estos cómics termina siendo asumido por un nuevo personaje, El Niñato. Makoki, que había pasado por varias revistas tras el cierre de Disco Exprés, reapareció en las páginas de El Víbora años después, en la historieta Fuga en La Modelo.

En 1981, para la nueva revista de cómics Cairo, Gallardo escribió -sin Mediavilla- una serie de cómics con la parodia y el pastiche como elementos definitorios, Pepito Magefesa. Dentro de esta serie, son incontables las alusiones a personajes clásicos de la historieta (El repórter Tribulete, El Hombre Enmascarado), y las referencias satíricas a la actualidad.

Para El Víbora hizo, con Mediavilla, el álbum OTAN sí, OTAN no (1982), y luego, en solitario, Los sueños del Niñato, una de sus mejores obras desde el punto de vista gráfico. Concebido como un homenaje a Little Nemo, ilustra las pesadillas que le provoca al personaje la abstinencia de la heroína. Por esta época, según él mismo afirma en una entrevista, Gallardo comenzaba a frecuentar las drogas duras.

En 1982, gracias a la popularidad del personaje, apareció la efímera revista Makoki, de la que Gallardo y Mediavilla fueron los directores. En esta revista publicaron la historia Makoki en Niu Yors, considerada por la crítica inferior a sus obras anteriores.

A mediados de los años ochenta realizó para El Víbora varias historietas de serie negra protagonizadas por un nuevo personaje, Perro Nick, en las que destaca la recreación de ambientes y el uso innovador del color (las páginas eran coloreadas a gouache, algo poco frecuente en el cómic).

Los años 90

Para la revista Complot creó al personaje "Perico Carambola", libremente basado en el "repórter Tribulete" de Bruguera, con guiones de Ignacio Vidal-Folch. Por esos mismos años, dibujó para el diario conservador ABC una tira cómica del personaje "Buitre Buitaker", antiguo secundario de las historietas de Makoki, que resultaba bastante insólita en las páginas de dicha publicación.

En las página de la revista Viñetas optó por acabar de una vez para siempre con su personaje fetiche, Makoki, que había seguido apareciendo en revistas de historieta de la mano de otros autores, y escribió La muerte de Makoki. Continuando con su vena paródica, publicó también en Viñetas, en 1995, una imitación burlesca del clásico tebeo español Roberto Alcázar y Pedrín, titulada Roberto España y Manolín, en que se satirizaba cruelmente tanto a los nostálgicos del régimen franquista como a la administración socialista de la época.

Ha colaborado habitualmente en el fanzine dirigido por Max y Pere Joan Nosotros somos los muertos. Su obra más interesante de la segunda mitad de los años noventa es Un largo silencio, novela gráfica en que recrea los recuerdos de su padre acerca de la guerra civil española. En los últimos tiempos, Gallardo parece haberse desinteresado de la historieta, centrando su interés en el mundo de la ilustración. Sin embargo, en 2006 y 2007 ha vuelto a hacer incursiones en la historieta, concretamente en la autobiográfica, con Tres viajes y María y yo, esta última una novela gráfica centrada en la relación con su hija autista de 12 años.

Obras destacadas

Con Juan Mediavilla

Makoki, Laertes, 1979; Complot, 1990.
La juventú de Makoki, Laertes, 1982.
Makoki Integral, Glénat,
Fuga en La Modelo, La Cúpula, 1981.
El Niñato, La Cúpula, 1983.
Chuchita y Marilyn, Alterne de Postín, La Cúpula, 1984.
Makoki en Niu Yors, Laertes, 1985.
Buitre Buitaker: No hay color, La Cúpula, 1985.
Historias del tío Emo, La Cúpula, 1986.
OTAN sí, OTAN no, La Cúpula, 1986.
Los sueños del Niñato, La Cúpula, 1986.
Yonquis del espacio, La Cúpula, 1989.

Con Ignacio Vidal-Folch

Perico Carambola, Glénat, 1995.
Roberto España y Manolín.

En solitario

Pepito Magefesa, Complot, 1984.
Perro Nick, Casset, 1991.
Buitre Buitaker, El Pregonero, 1994.
La muerte de Makoki, Glénat, 1995.
Un largo silencio, Paco Camarasa & Mc Diego, 1998.
Tres viajes, De Ponent, 2006.
María y yo, Astiberri, 2007.